miércoles, 16 de mayo de 2018

Vida y amor en el metro de Nueva York


En 1946 un Stanley Kubrick de 17 años, que empezaba a trabajar en la revista Look como fotógrafo, recibió el encargo de hacer un reportaje sobre los viajeros del metro de Nuevo York. Lo tituló Life and Love on the New York City Subway (Vida y amor en el metro de Nueva York)

La serie de fotografías puede verse a pleno tamaño en el Museum of the City of New York.  En sus publicaciones se relata que Kubrick estuvo dos semanas deambulando por la red del metro, la mitad del tiempo entre medianoche y las seis de la mañana. En estas horas nocturnas los viajeros se mostraban más laxos, tanto a la hora de quedarse dormidos por el cansancio o el alcohol, como para permitirse muestras de cariño. En palabras del fotógrafo: "Quería captar el estado de ánimo del metro, así que usé luz natural", Con luz natural y disparando a 1/8, se veía obligado a esperar a que el convoy se detuviera para poder hacer las fotografías, con lo que algunas escenas que le habían interesado ya habían desaparecido cuando podía disparar.

Al observar las fotografías una piensa que la cara, la pose y las actividades en el metro no han cambiado en sesenta años, sólo habría que poner unos móviles o unas tabletas en las manos de los viajeros. Las instantáneas muestran a gente durmiendo, leyendo el periódico, haciendo labores, contemplando las musarañas, hablando con compañeros de viaje o flirteando. Kubrick se recreó en las parejas que comparten sueño y cansancio, que hablan con cariño o, como la que abre esta entrada, para ser discretos, se comunican con unos toques entre sus piernas .








martes, 1 de mayo de 2018

Un fotógrafo original en el metro de París


Janol Apin es un fotógrafo francés que en 2005 publicó una obra singular titulada Metropolisson. Consistía en 110 fotografías de estaciones del metro de París, en cada una de las cuales había dispuesto sobre el andén un o una modelo disfrazados o acompañados de objetos alusivos al nombre la estación. En algunos casos la referencia era directa, como la que abre esta entrada. O ésta:


En otras se recurría el humor: 


O al humor negro:


A dobles sentidos: 


A los juegos de palabras: 


A sus usos modernos;


Se trata de una propuesta sin demasiadas complicacions, fàcil, a veces demasiado, pero no podían faltar en esta selección las estaciones de metro correspondientes a estaciones de ferrocarril:





La web del autor puede visitarse aquí.

Janol Apin

lunes, 16 de abril de 2018

Elogio de los fotógrafos ferroviarios aficionados


Las redes están llenas de fotógrafos de trenes, tanto las redes ferroviarias como las redes sociales. Coger una cámara y plantarse en un andén o en una atalaya natural privilegiada para “cazar” el paso de un convoy es una afición tan antigua como la tecnología fotográfica que lo permite.

El término de origen británico spotter o trainspotter designa al aficionado que, equipado con un cuaderno en el que tiene una tabla con los números de serie de las locomotoras o multiunidades que son de su interés, viaja por el territorio hasta llegar a verlas todas. Cada ven que consigue cruzarse con una, la marca en su cuaderno y, desde que la fotografia es asequible, la fotografía.

Ivan Guillén Cabrera es uno de tantos aficionados a los trenes que cultiva su afición cámara en ristre y lo hace de tal manera que podemos tomarlo como ejemplo. Lo que publica transmite entusiasmo, identifica el material y, cuando la autoría de la fotografía es compartida, así lo indica. También como muchos, ha creado un grupo de Facebook (Trains Spotters España) para que él y sus colegas puedan intercambiar sus logros, tanto fotográficos como en video.

Las fotos de la entrada de hoy son una selección que este bloguero ha realizado entre las muchas que ha colgado Ivan Guillén. Algunas tienen un interés artístico evidente, otras son valiosas por el momento o por el entorno o por el fondo, algunas son testimonios de una caza casa imposible cuando en una instantanea aparecen dos composiciones difíciles de ver juntas. Las instantaneas que abren y cierran esta entrada muestran cómo se organiza y actua un grupo de spotters.











lunes, 2 de abril de 2018

Trenes en el puerto


Este óleo hiperrealista firmado en 2011 por Josep Segú muestra la estación de mercancias del puerto de Barcelona, en primer término vemos las vías de clasificación de los contenedores dispuestos sobre los vagones y, más al fondo, los barcos que los cargan y descargan. El primer ferrocarril del Japón se inauguró en 1874 entre el barrio toquiota de Shimbashi y el puerto de Yokohama; Hiroshigue III representó el momento en un ukiyo-e.


Estas dos obras muestran que la importancia estratégica de disponer de buenas conexiones ferroviarias en los puertos no ha disminuido con el paso de los años. Los más de 130 años que las separan están llenos de las de otros artistas a los que les ha fascinado la imagen de las locomotoras y los vagones de mercancias en los muelles junto a los barcos cargueros. Veamos unos cuanto por orden cronológico.

1894) Walden. Lionel - Cardiff Docks

1909) de Regoyos Valdés, Dario - La Ría de Bilbao.

1918) Torres García, Joaquín - Barcos descargando en el puerto

1933) Farré, Miquel - Transports

1945) Mompou, Josep - Barcelona, Junta de obras del puerto 

1945 circa) de Liotti, Walter - Puerto de Asunción

1954) Rogent, Ramon - Vista de Barcelona (detalle)

1977) Olivé, Ceferino - Docks London

viernes, 16 de marzo de 2018

Los trenes y tranvías de Joaquín Torres García



Uno de los pintores que mejor ha captado la integración del ferrocarril en el paisaje urbano es Joaquín Torres-García (1874-1949). En sus telas aparece una buena cantidad de trenes, pero siempre acompañados de almacenes, edificios de viviendas, automóviles, tranvías y barcos, como formando parte indestriable de la trama urbana. Lo vemos absolutamente incrustado en el paisaje de un pueblo en esta obra de 1925…



… o compartiendo espacio con los edificios, casi como si fuera un humano más en el óleo que encabeza esta entrada.
Como para insistir en la idea de integración urbana, lo vemos hombro con hombro con un tranvía en este paisaje urbano de 1918.


La presencia del ferrocarril en los puertos también ha quedado reflejada en sus obras, tanto en las pintadas en Barcelona…


… como en las realizadas al regresar a su Montevideo natal.




Siendo un pintor fascinado por la ciudad, los tranvías siempre captaron su atención, tanto en Barcelona…


… como durante su fugaz estancia en Nueva York en el año 1921…


… como al regresar a Montevideo.


Nacido en 1874 en Montevideo de padre catalán y madre uruguaya, se trasladó a Barcelona a los 17 años y allí se formó como artista. Se adscribió en el novecentismo y se integró en sucesivas vanguardias. A su regreso a Uruguay el año 1934, continuó con su actividad creativa a la que sumó la docente y la creación del Universalismo constructivo y del Taller Torres García.